Gnocchi de boniato con salsa de queso y setas y helado de balsámico

Visitaba un remoto pueblo en lo que creía ser el rincón más frío de la tierra. Mis pies, acostumbrados al clima mediterráneo, sentían que cuatro calcetines de lana, unos térmicos y unas botas de piel forradas con borrego no eran suficientes. Sólo hacía que pensar en una olla de agua hirviendo. Tantas veces como veía esas burbujas y me agobiaba con ese vapor, ahora quería nadar en ellas. En mi nariz se congelaban los estornudos, y me tiritaban hasta las lágrimas de los ojos. Y en mi mente sólo tenía un grito ¡Quiero hervir! Quiero ver cómo en el agua de mi bañera empiezan las burbujas, quiero echarle sal hasta que rompa la ebullición. Quiero flotar en mi bañera hirviendo, quiero demostrar que estoy más que cocida, porque este helado que me inunda ya no lo aguanto más.

 

[one_third]Ingredientes

1 kg de boniato

300 g harina (aprox)

1 huevo

parmesano rallado

pimienta blanca, nuez moscada, comino, sal

250 g queso crema

100 g leche

400 g champiñones

300 g helado (nata o vainilla)

reducción de vinagre balsámico de módena

[/one_third]

[two_third_last]Elaboración

Antes de nada, mezclaremos helado de vainilla con reducción de vinagre balsámico de Módena, al gusto, para obtener un helado exprés de Módena. Volver a introducir en el congelador hasta el momento de servirlo.

Limpiar y envolver los boniatos en papel de plata. Cocer en el horno precalentado a 200ºC, hasta que estén blandos (unos 45 minutos). Dejarlos enfriar, retirar la piel y poner la pulpa en un bol. Machacar con un tenedor hasta tener un puré. Añadir, en este bol, el huevo, las especias y el parmesano y salpimentar.

Mezclar hasta tener una masa homogénea. Añadir la harina tamizada, poco a poco e incorporándola. Cuando toda la harina esté incorporada, enharinar una superficie y amasar a mano, añadiendo harina si es necesario, hasta que se despegue de las manos. Evitar añadir demasiada harina.

Formar tiras largas de masa y enrollarlos con las manos contra la mesa. Cortarlos en trozos de unos 3 cm, con un cuchillo enharinado. Enharinarse las manos, presionar un pedazo de la masa contra la palma y presionar con un tenedor para dibujar el relieve típico de los gnocchi. Dejar reposar hasta hervirlos, justo antes de servir.

Saltear los champiñones en pocas cantidades hasta caramelizarlos. Mientras, preparar una olla con abundante agua para hervir los gnocchi a hervir y calentar la philadelphia con la leche hasta tener una mezcla homogénea. Mantener todo caliente (champiñones y salsa), por separado.

Hervir los gnocchi hasta que floten en abundante agua hirviendo. En este punto, retirar, escurrir y servir inmediatamente, disponiendo en el centro la salsa, alrededor los champiñones y una quenelle de helado de balsámico en la cima. [/two_third_last]

¿Quieres aprender a realizar éstas y más recetas?. Apúntate a alguno de nuestros cursos de cocina

Acerca de Dani

Descubrí el buen comer tarde, demasiado tarde. Todo provocado por el capricho de un niño que solo comía lo que conocía. En los últimos años he querido recuperar el tiempo perdido, asistiendo a todas las comilonas que mi madre prepara (como pude llegar a perderme eso!!!), sin parar de investigar restaurantes, sin cansarme de experimentar y dejarme llevar por lo que la gastronomía me hace sentir.

Ver todas las entradas de Dani →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.