Espumoso de chocolate con pain d’épices

Aterricé en medio de un palmeral, después de un vuelo del que tenía mis dudas que saliera ilesa. El aire hervía a mi alrededor, y a tres metros del avión me esperaba un jeep que por todo aire condicionado tenía el viento que entraba por las ventanas. Supongo que para ellos era extraño recibir a una mujer con pantalones cortos, acostumbrados a esos grandes maestros franceses, suizos y belgas con un ego más alto que su sombrero. Al llegar a la plantación, ya empecé a sentir ese olor que me impregnaba en mis días de trabajo: tostado, cálido, intenso, marrón. Desde pequeña había soñado con viajar allí donde nacían mis tarros de cacao; al cacao le sucedieron los turrones y a ellos bombones, trufas y todas las elaboraciones de mi obrador; pero aún ése era mi sueño. Llegué a esa pila de vainas, y como si me lo pidieran a gritos, desgrané sus pepitas, y las froté entre mis manos hasta oler a chocolate.

[one_third]Ingredientes

2 huevos
50 g azúcar
30 g miel
60 g harina
2 cucharaditas de mezcla de especias (canela, nuez moscada, clavo, jengibre, pimienta, anís)

300 g chocolate con leche
200 g leche
400 g nata para montar [/one_third]

[two_third_last]Elaboración

Preparar el bizcocho con los ingredientes del primer grupo: comenzar preparando la mezcla de especias y mezclar con la harina. Batir los dos huevos con el azúcar, hasta blanquearlos. Añadir la miel. Poco a poco, añadir la mezcla de harina y especias, tamizando, e incorporándola suavemente. Verter la mezcla en una bandeja de horno preparada con papel sulfurizado. Hornear durante 8 minutos a 200ºC. Retirar del horno y dejar enfriar. Cuando esté frío, cortar el bizcocho a daditos.

Preparar el cremoso de chocolate: fundir el chocolate con leche, hirviendo la leche y añadiéndola al chocolate, removiendo desde el centro para crear un núcleo elástico, hasta tener una mezcla homogeneizada. Dejar enfriar. Mientras, montar la nata hasta tenerla semimontada, espumosa. Reservarla en la nevera. Cuando la mezcla de chocolate haya enfriado, añadir poco a poco la nata montada, hasta homogeneizar totalmente. Servir en los vasitos por capas. [/two_third_last]

¿Quieres aprender a realizar éstas y más recetas?. Apúntate a alguno de nuestros cursos de cocina

Acerca de Dani

Descubrí el buen comer tarde, demasiado tarde. Todo provocado por el capricho de un niño que solo comía lo que conocía. En los últimos años he querido recuperar el tiempo perdido, asistiendo a todas las comilonas que mi madre prepara (como pude llegar a perderme eso!!!), sin parar de investigar restaurantes, sin cansarme de experimentar y dejarme llevar por lo que la gastronomía me hace sentir.

Ver todas las entradas de Dani →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.