Dorada con crema de calabaza y cítricos

Nadaba en el agua, su piel reluciente y brillante, en su esplendorosa juventud; fresca, jugando conmigo. Luciendo su nado, con su  cola cual sirena, moviéndose en sus ágiles e incansables movimientos. Yo la seguía, bajo el agua. La miraba, sin perderla de vista. La deseaba, quieto, estático, no sabía ya si por miedo a asustarla o por vergüenza de llamar su atención. La perdía de repente y mi mundo se acababa, pero después, como si el destino lo quisiera, la volvía a ver, con los rayos de sol colándose a través del agua. Intuía sus ojos brillantes, me recreaba en su vientre blanco, imaginaba su peculiar raya dorada entre esos ojos, la raya que la diferenciaba indiscutiblemente de una lubina, la raya que la definía sin dudas como una dorada, un fantástico espécimen de Sparus aurata, que nadaba libre por ese mar que tanto me apasionaba.

[one_third]Ingredientes

1 dorada salvaje (o dos doradas de ración), cortadas a filetes

1 limón

1 naranja

Media calabaza

Zumo de media naranja

Sal, pimienta blanca

brochetas de madera[/one_third]

[two_third_last]Elaboración

Preparar las doradas en poupietas, envolviendo la naranja y el limón, o bien cocinarlas directamente a la plancha. Cocerlas primero por la parte de la piel, en la plancha muy caliente para conseguir una piel crujiente. Una vez marcadas, retirar, salpimentar y reservar.

Pelar y retirar las semillas de la calabaza. Cortarla a cuadrados y cocerla al vapor, durante unos 12 minutos o hasta que esté blanda. Retirar, salpimentar y triturar con un túrmix de mano o robot de cocina. Si utilizamos inmediatamente, añadir el zumo de media naranja y triturar de nuevo. En caso de que queramos guardarla hasta el momento de su utilización, añadiremos el zumo en el último momento.

En el momento antes de servir, acabar de cocer la dorada al horno, a 180ºC, durante unos 6 minutos. Mientras, incorporar el zumo de naranja a la crema de calabaza y homogeneizar. A la hora de servir, disponer una base de crema de calabaza (caliente) y colocar la dorada encima. Degustar inmediatamente, y ¡a disfrutar de nuestro producto de mar! [/two_third_last]

¿Quieres aprender a realizar éstas y más recetas?. Apúntate a alguno de nuestros cursos de cocina

Acerca de Dani

Descubrí el buen comer tarde, demasiado tarde. Todo provocado por el capricho de un niño que solo comía lo que conocía. En los últimos años he querido recuperar el tiempo perdido, asistiendo a todas las comilonas que mi madre prepara (como pude llegar a perderme eso!!!), sin parar de investigar restaurantes, sin cansarme de experimentar y dejarme llevar por lo que la gastronomía me hace sentir.

Ver todas las entradas de Dani →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.