Restaurant Vermell, St. Cugat

Vermell es una apuesta arriesgada por un color, un color que para mí significó pasión por los ingredientes, dinamismo en las técnicas y modernidad en la cocina. Un color que significa vino y maridaje, y cuando el maridaje es una palabra ya trillada, en el restaurante Vermell consiguen armonías sorprendentes con los vinos que proponen en su menú degustación.

 

IMG_0461

 

Al entrar me enamoré de los platos que allí me esperaban, y me fijé en el tacto agradable de sus servilletas (cada vez más difícil de encontrar), y en su peculiar local y uniforme de la gente de sala. Atención muy buena, que se sucedió de unos platos fantásticos. Un menú degustación compuesto por siete platos: dos aperitivos en uno, dos platos de pescado, un arroz, un plato de carne, prepostre y postre. De entre todos ellos, me quedo especialmente con los aperitivos, por cómo estaban presentados y por la magnífica sencillez de su coca de mejillones escabechados con tomate y mayonesa; y especialmente con un plato que ha llegado a mis favoritos de diferentes restaurantes: el salmón marinado con yogur, salsa de yogur y gelificado de vainilla. Contraste ácido, fresco, dulce, textura increíble y presentación sugerente, sólo con este plato ya hubiera tenido que hablaros de ellos. Uno tras otro, buenos platos y buenas propuestas.

 

IMG_0466

 

Lo último a destacar -puede parecer muy de la pela decirlo- es que todo este menú sólo costaba 50 euros, maridaje, pan y agua, y hasta el IVA incluídos. Esa fue una grata sorpresa, otra más! Antes de salir, pedí la carta para echarle un vistazo: platos, platillos (adoro esta opción) y postres, muy bien trabajados y siguiendo esta línea de precios más que razonables: una perfecta excusa para escaparse a Sant Cugat.

Restaurant Vermell

Cà¨sar Martinell, 2 (Sant Cugat) (Ver Mapa)

Precio medio: Precio menú degustación 50 euros (Maridaje incluído)

Horario: De lunes a domingo de 13 a 16 h, de lunes a sábados de 20.30 a 23 h

Acerca de Dani

Descubrí el buen comer tarde, demasiado tarde. Todo provocado por el capricho de un niño que solo comía lo que conocía. En los últimos años he querido recuperar el tiempo perdido, asistiendo a todas las comilonas que mi madre prepara (como pude llegar a perderme eso!!!), sin parar de investigar restaurantes, sin cansarme de experimentar y dejarme llevar por lo que la gastronomía me hace sentir.

Ver todas las entradas de Dani →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.